La tecnología cada vez mas dentro de nuestras vidas: “¡Me acabo de divorciar por ZOOM!”, la historia detrás del tuit viral

La tecnología cada vez mas dentro de nuestras vidas: “¡Me acabo de divorciar por ZOOM!”, la historia detrás del tuit viral
Tamaño del texto

Valeria Gómez finalmente se divorció este 9 de junio y lo hizo a través de zoom, una plataforma que le ayudó a cumplir su deseo de regresar a la soltería.

Chile.- La mañana de este 9 de junio la chilena Valeria Gómez, de 38 años de edad, celebró que finalmente estaba divorciada y por ello quiso compartir su dicha en Twitter.

“¡Me acabo de divorciar por ZOOM! Amo la tecnología. Hoy es un gran día”, escribió en su cuenta personal donde inicialmente tenía tan solo 554 seguidores.

Nunca imaginó que tras este tuit, cientos de mensajes comenzarían a llegarle para aplaudir o criticar su comentario. Pero esto recién comenzaba.

Periodista de profesión, Valeria quiso responderle a quienes comentaban su publicación y de pronto pasó de tener 554 a 6 mil.

“Me ha escrito un montón de gente, que de pronto pasé de periodista a psicóloga”, dijo en entrevista con CARAS.com.mx

Las preguntas que le hacen van desde ‘¿cómo le hiciste?’ hasta comentarios de ‘ayudarme a hacerlo’, ya sea por mensaje privado o entre los muchos que le han dejado en el tuit.


Pero, ¿cómo comenzó todo?

En Chile, según nos explica Valeria, se tiene que hacer el primer trámite que es el cese de convivencia, con el cual te debes esperar un año para iniciar el trámite legal del divorcio.

“Nosotros (su ex marido y ella) hicimos esto en el 2016, el cese de convivencia. Por lo que para 2017 ya estábamos en condiciones de iniciar el trámite de divorcio de mutuo acuerdo, porque siempre quisimos a hacerlo”, recuerda.

“Pero entre que comenzamos a conversar y establecer los acuerdos; ya sabes hablar con los abogados, esto y lo otro, nos tardamos tres años para iniciar lo judicial”, relata.

Los abogados comenzaron las negociaciones y el trámite se alargo, sin siquiera sospechar que en 2020 los tomaría por sorpresa una pandemia global que paralizó el mundo.


“En marzo habíamos firmado todos los acuerdos, vía notaria, para que el tribunal recibiera los papeles y chau, se acababa el tema. Divorciados. Felices para siempre”, expresó.

Pero no sucedió como ella esperaba, el juzgado les pidió a las dos partes ir a firmar hasta el mes de junio debido a que comenzaba el tema del coronavirus.

Para Valeria esto era mucho tiempo porque, “cuando tu escuchas junio lo ves muy lejos, pero en realidad pasó volando por todo el tema del coronavirus”.

Así llegó el día en que su abogado le marcó para decirle que la audiencia sería el 9 de junio vía zoom.

“Me dijo que habían adelantado la audiencia, me lo dijo hace una semana, y que iba a ser por zoom. Ahí yo quedé para atrás, no entendía nada”, recordó.

Las primera preguntas que le llegaron a su cabeza es cómo sería este proceso virtual, cómo se iba a conectar la gente, qué pasaría con la juez, y cómo se conectarían los involucrados en este juicio.


“Pensé que si se caía el internet, mi divorcio no iba a suceder”, confiesa la periodista, “eso es lo que más me preocupaba ayer por la mañana, así que me encomendé a todo el universo: ‘por favor que salga bien todo, que todos estén conectados’; porque cuando algo falla debes esperar dos meses”, compartió.

“Es una tontera, pero yo no me quería morir sin firmar el divorcio”, reconoció, pues una de sus más grandes preocupaciones es que “Si me contagiaba (de covid-19) o pasaba algo, esa era mi mayor preocupación”.

Llegó el día. 9 de junio a las 9:30 de la mañana. La invitación zoom para ser parte de la audiencia ya la tenían todos los involucrados.

“Nos pidieron que nos conectáramos 10 minutos antes, nos mandaron el link en un escrito formal vía el Poder Judicial”, comentó.

Pero su ex marido no conocía la aplicación, por lo que Valeria le dijo cómo descargarla y lo orientó para que hiciera su usuario zoom.

Todos llegaron, virtualmente, puntuales a la cita: “Todos estaban conectados: la jueza, el actuario, el que hace el registro de la audiencia, él (el ex marido), los abogados y yo”.
“Pensé que si se caía el internet, mi divorcio no iba a suceder”, confiesa la periodista, “eso es lo que más me preocupaba ayer por la mañana, así que me encomendé a todo el universo: ‘por favor que salga bien todo, que todos estén conectados’; porque cuando algo falla debes esperar dos meses”, compartió.

“Es una tontera, pero yo no me quería morir sin firmar el divorcio”, reconoció, pues una de sus más grandes preocupaciones es que “Si me contagiaba (de covid-19) o pasaba algo, esa era mi mayor preocupación”.

Llegó el día. 9 de junio a las 9:30 de la mañana. La invitación zoom para ser parte de la audiencia ya la tenían todos los involucrados.

“Nos pidieron que nos conectáramos 10 minutos antes, nos mandaron el link en un escrito formal vía el Poder Judicial”, comentó.

Pero su ex marido no conocía la aplicación, por lo que Valeria le dijo cómo descargarla y lo orientó para que hiciera su usuario zoom.

Todos llegaron, virtualmente, puntuales a la cita: “Todos estaban conectados: la jueza, el actuario, el que hace el registro de la audiencia, él (el ex marido), los abogados y yo”.

“Después, cuando tu ya planteaste todos los temas y está todo resuelto, llaman a los testigos”, nos explica.

Los testigos con parte importante en el proceso, pues son quienes testifican si de verdad la pareja ya no puede estar unida, declaran si de verdad los dos ya no tienen posibilidad de volver y si efectivamente quieren divorciarse.

“Te piden 4 testigos, dos por lado. Y, dentro de esta anécdota, de los cuatro que había disponibles eligieron a mi actual pareja. Así que figurábamos todos los de la historia, ahí presentes”, comparte Valeria.
“Después, cuando tu ya planteaste todos los temas y está todo resuelto, llaman a los testigos”, nos explica.

Los testigos con parte importante en el proceso, pues son quienes testifican si de verdad la pareja ya no puede estar unida, declaran si de verdad los dos ya no tienen posibilidad de volver y si efectivamente quieren divorciarse.

“Te piden 4 testigos, dos por lado. Y, dentro de esta anécdota, de los cuatro que había disponibles eligieron a mi actual pareja. Así que figurábamos todos los de la historia, ahí presentes”, comparte Valeria.

Fuente: https://www.caras.com.mx/

DÉJENOS SU COMENTARIO







Otras noticias

logo Abogados Rosario

Suscríbase a nuestro newsletter y
reciba las últimas novedades de
abogadosrosario.com

ENCUESTA

¿Cree que las medidas económicas de ayuda a los profesionales del derecho adoptadas por el Colegio de Abogados de Rosario son correctas?

jurisprudencia doctrina

Registrados ante el Censo Nacional de Archivos, Registros, Bases o Bancos de Datos Privados disposición 1/2004 de la Dirección
Nacional de Protección de Datos Personales, Ministerio de Justicia de la Nación.

Productora Visual - Diseño y desarrollo Web - Ushuaia|TDF - Rosario|Santa Fe