El juicio oral por la desaparición de Paula Perassi ya tiene fecha

El juicio oral por la desaparición de Paula Perassi ya tiene fecha
Tamaño del texto

Los imputados serán juzgados en el Centro de Justicia Penal de Rosario. La joven sanlorencina fue vista por última vez el 18 de septiembre de 2011.

A siete años y medio de la desaparición de Paula Perassi —la joven de San Lorenzo de la que no se sabe su paradero desde el 18 de septiembre de 2011— el próximo 21 de marzo comenzará el juicio oral y público a los imputados por el hecho, según lo resolvió la Oficina de Gestión Judicial sanlorencina.

Se detalló que el tribunal estará presidido por la jueza penal de San Lorenzo, Griselda Strólogo, y serán vocales la magistrada en lo penal de Casilda, Mariel Minetti, y el juez penal de Cañada de Gómez, Alvaro Campos.

Cuando desapareció, la joven tenía 34 años, estaba casada con Rodolfo Ortiz y era madre de dos hijos varones —de dos y seis años—. Luego se supo que mantenía una relación sentimental con el empresario de Puerto San Martín, Gabriel Strumia, y que estaba cursando la sexta semana de un embarazo, fruto de ese vínculo.

Los imputados por la desaparición de Paula son Strumia, su esposa Roxana Michl, Mirta Rusñisky —partera que habría practicado un aborto a la joven— y Antonio Díaz, empleado de Strumia, y se los acusa del delito de aborto no consentido, seguido de muerte. Por el mismo crimen irá a juicio el comisario Adolfo Daniel Puyol, y además los policías de San Lorenzo Gabriel Godoy, María José Galtelli, Aldo Gómez y Jorge Enrique Krentz, quienes deberán responder por los delitos de sustracción y destrucción de pruebas y falsedad ideológica de instrumento público.

La fecha de audiencias, que se harán en el Centro de Justicia Penal de Rosario, se dispuso cumpliendo con lo resuelto el pasado 8 de noviembre por el camarista penal Carlos Carbone, quien exigió que el juicio se inicie antes de fin de marzo.

Los hechos

El domingo 18 de septiembre de 2011, Paula Perassi recibió una llamada telefónica en su casa de San Lorenzo, a las 20, y salió con el pretexto de buscar la tarea para uno de sus hijos. Nunca regresó. Hoy esperan el juicio oral y público cuatro civiles y cinco policías tras un largo proceso que reveló una oscura trama de crimen y encubrimiento, mientras la familia de Paula espera hallar su cuerpo, aún desaparecido.

Al día siguiente de la desaparición, su marido hizo la denuncia y empezó una investigación que incluyó entrecruzamientos de llamadas, redes sociales y el testimonio de una médica de Rosario que confirmó el embarazo de la joven. Esos entrecruzamientos revelaron un aumento notable de las comunicaciones entre Strumia y Paula.

Allí, la causa quedó en manos del juez de Instrucción de San Lorenzo, Eduardo Filocco, pero ya en ese momento Alberto Perassi advertía que Strumia sabía "mucho más" de lo que contaba, y llamaba a "apuntar allí toda la investigación". En diciembre de 2011 se encadenó ante los Tribunales de San Lorenzo en reclamo de Justicia y por suspicacias que ya tenía sobre la investigación.

La causa dio un vuelco cuando los fiscales Ramón Moscetta y Donato Trotta pidieron en abril de 2015 al juez Juan José Tutau, a quien había pasado la causa, la detención de nueve personas sobre la hipótesis del crimen y una red de encubrimiento, ya que incluía a cuatro civiles y cinco policías. La figura que se les imputó a los civiles fue "aborto sin consentimiento seguido de muerte" y "privación ilegítima de la libertad agravada". Y a los policías, "encubrimiento" del crimen e "incumplimiento de sus deberes", y en marzo pasado les revocaron el sobreseimiento en los delitos de "sustracción y destrucción de pruebas" y "falsedad ideológica de instrumento público".

La hipótesis era que la víctima fue llevada por la fuerza a la casa de la abortera en Timbúes donde se consumó el hecho. Además se fijó que el día antes a su desaparición Paula había contactado un médico para practicarse un aborto, pero el doctor le advirtió que por una afección, en caso de hacerlo sufriría hemorragias que pondría en riesgo su vida. De ahí se presume el trágico final de Paula, que su cuerpo fue hecho desaparecer sin ser hallado pese a los muchos operativos del Equipo Argentino de Antropología Forense. Para la acusación, el ocultamiento del cuerpo y desvíos de datos fueron posibles por participación de policías de la UR XVII.

Fuente: https://www.lacapital.com.ar

DÉJENOS SU COMENTARIO




Otras noticias

logo Abogados Rosario

Suscríbase a nuestro newsletter y
reciba las últimas novedades de
abogadosrosario.com

ENCUESTA

Como considera ustedla atención de los Juzgados en los Tribunales Provinciales de Rosario

jurisprudencia doctrina

Registrados ante el Censo Nacional de Archivos, Registros, Bases o Bancos de Datos Privados disposición 1/2004 de la Dirección
Nacional de Protección de Datos Personales, Ministerio de Justicia de la Nación.

Productora Visual - Diseño y desarrollo Web - Ushuaia|TDF - Rosario|Santa Fe