Abogados, policías y testigos truchos: los métodos de un fiscal para pedir coimas

Abogados, policías y testigos truchos: los métodos de un fiscal para pedir coimas
Tamaño del texto

Tomás Morán está acusado de pedir 30 mil dólares para no imputar a un sospechoso. El extorsionado acusó a un ex abogado del estudio Burlando de presionarlo.

Persistente, tenaz, un fiscal de La Plata vinculado a la banda del ex juez César Melazo utilizó variados mecanismos de coerción hasta que logró cobrar  30 mil dólares de coima para no imputarle un doble homicidio a un sospechoso. Es Tomás Morán -hoy jubilado y detenido con prisión preventiva por este delito-, quien esperó casi seis años para hacerse del dinero y en el medio intentó todo: lo pidió de forma personal; utilizó intermediarios; manipuló testigos y desvió otras causas.

Las advertencias, intimidaciones y pedidos los hacía desde su propio celular y a veces en la sede de la Fiscalía que dirigía. Así surge del testimonio de quien habría sido la victima de la extorsión, Javier Ronco, que fue considerada como prueba clave en el procesamiento contra Morán que dispuso hace días el juez de Garantías Pablo Raele.Ronco es un integrante de la denominada "banda del ex juez Cesar Melazo" y está detenido por esa investigación que provocó un cimbronazo en el fuero penal de La Plata. Se sospecha que la organización se dedicó, por más de 10 años a robar domicilios, realizar estafas y a encubrir delincuentes, entre otros delitos. Había policías de alto rango, barra bravas, ladrones comunes, estafadores y la estructura contaba con un sostén judicial: Melazo; el camarista de Casación, Martín Ordoqui (licenciado en su cargo por orden de la Suprema Corte) y Morán. Aunque los investigadores buscan otras conexiones.

El aporte de Ronco para involucrar al ex fiscal se complementa con otras pruebas testimoniales y fácticas que -según Raele- van en la misma dirección y coinciden con su relato.

El detenido aseguró que Morán lo citó por primera vez en la Fiscalía a los pocos días del doble homicidio de la pareja María Martini y Carlos Rodríguez, que se presume fue un ajuste de cuentas (julio de 2008). Eran conocidos de Ronco porque todos estaban en "negocios" de compra venta de autos, entre otros puntos que los conectaban. "Me cita y me dice que por dichos de terceros me iba a imputar el doble homicidio. Ronco: si usted me da 30 mil dólares no queda imputado", contó el sospechoso, sobre el reclamo que le habría hecho el fiscal en su despacho de 7 entre 56 y 57.

Siempre según el relato de Ronco, la respuesta fue: "Haga lo que quiera. No hay problemas". Dos semanas después, lo habría llamado Gustavo Galasso, un abogado que por entonces trabajaba en el estudio de Fernando Burlando, para una reunión en un café de La Plata. "¿Vos estás loco?¿Como te le vas a parar de manos (enfrentar) al "Viejo"? No sabés que tiene la pi.. así de larga?", le habría dicho el abogado en el bar del complejo Islas Malvinas, en 19 y 50. Había otras dos personas en la reunión.

Ronco conocía a Galasso por su paso por el bufete de Burlando. Y porque en ese estudio atendían a Rubén Orlando "El Tucumano" Herrera, cuñado de Ronco, ex barrabrava de Estudiantes y hoy también detenido por asociación ilícita. Se sospecha que Herrera es testaferro de Melazo y que juntos manejaban "el negocio de la noche", según surge de varias escuchas en la causa que los tiene a todos como imputados y detenidos.

Después de la cita en el café del Islas Malvinas, Galasso lo habría convocado en el edificio donde funcionan las oficinas de Burlando (8 entre 55 y 56), según declaró Ronco. "Boludo: ¿lo pensaste? Dame la (camioneta) RAM; o vendé un terreno, porque este viejo te va a meter en cana", insistió el abogado, según transcribe el juez Raele en su dictamen. Galasso había trabajado en la fiscalía de Moran y "lo conocía bien", según refirió Ronco en la declaración.

El encuentro en el estudio fue breve. "¿Qué está pasando acá?", preguntó Burlando cuando vio la reunión y advirtió que estaban discutiendo. Ronco afirmó que entonces le contó detalles del pedido de dinero que estaba gestionando Galasso y que el dueño del estudio lo habría amonestado: "No seas boludo. ¿Qué hacés? Es gente amiga", habría dicho. Y a Ronco lo habría tranquilizado: "Quedate tranquilo, yo después hablo con el 'Viejo' (por Morán) y te cuento".

Clarín se comunicó con Burlando, quien confirmó que el episodio ocurrió. Pero también señaló que después de este incidente Galasso fue separado del equipo de letrados. "Ronco nunca fue cliente nuestro. Lo trajo ese día Galasso porque tenía oficina ahí. Pero no asumíamos su defensa. En mi estudio esas cosas no se hacen. Yo no tenía conocimiento de esa situación y por eso fue desafectado de inmediato", explicó.

Clarín también habló con Galasso: "Son todas mentiras infundadas de una persona imputada de graves delitos. Yo no pedí ni pido plata para nadie", se limitó a expresar.

Según el procesamiento, agotada la vía del "intermediario abogado", Morán no abandonó su intento. "Sigue llamando por teléfono; presiona, presiona y presiona. Me dijo que me iba a ensuciar por algo. Después me aprieta a través del policía Gustavo Bursztyn", contó Ronco.

Bursztyn es otro miembro de la banda de Melazo. Es comisario de la Bonaerense y esta detenido desde julio pasado. A esta altura, el precio se habría indexado: "Si no ponés 50 mil dólares y un equipo de riego para la quinta de Sicardi te va a meter preso". Supuestamente se refería a la lujosa propiedad de la zona de Sicardi donde fue detenido Morán el 12 de setiembre, imputado por "concusión (pedir dinero abusando de su cargo) y encubrimiento agravado", entre otros delitos.

Dos años después del doble crimen, a Ronco lo volvieron a citar, ahora por el asesinato de Juan "Tecla" Farías, registrado en otro presunto ajuste de cuentas. Llegó al despacho de Morán y, según contó, el fiscal comenzó a tocarse los bolsillos. "Sacó el forro de los bolsillos para afuera y me dijo: ¿Y la plata dónde está? ¿Y la torta donde está?", mientras mostraba que estaban vacíos.

Luego Morán habría realizado una maniobra para involucrarlo en una rueda de reconocimiento de presos, que fue impugnada por Marcelo Peña, entonces abogado de Ronco. Seis años después del doble homicidio, en abril de 2014, pidió su detención. "A los pocos días me llevaron a la Fiscalía no sé para qué y Moran me pidió ahí 300 mil pesos. Yo accedí porque ya estaba jugado. Se los pagó mi mamá en una bolsa en la puerta de la DDI, ella personalmente al fiscal. Pero la plata no cumplió la función, porque no me liberó", fue la conclusión del hombre que todavía sigue detenido, aunque ahora también por integrar la asociación ilícita de Melazo.

El juez Raele definió esta operatoria con términos más técnicos: "La actitud desplegada por Tomás Morán ha rebasado el mero encubrimiento, su accionar se ha ceñido a desviar la investigación con la introducción de líneas investigativas que involucran a otras personas, a los fines de alejar las sospechas de su presunto verdadero autor, con la función específica de entorpecer la investigación y obtener dinero indebidamente exigido". Para esto, habría usado a abogados, policías y  testigos. Así lo resumió Raele: "Para lograr su cometido no solo se ha valido de otras personas, sino de las propias entrañas del Poder Judicial del cual era parte".

Fuente: https://www.clarin.com

DÉJENOS SU COMENTARIO




Otras noticias

Otras noticias

Nov. 13. 2018

Abogado invierte 300 millones de dólares para construir una Cripto-Ciudad

Abogado invierte 300 millones de dólares para construir una Cripto-Ciudad
logo Abogados Rosario

Suscríbase a nuestro newsletter y
reciba las últimas novedades de
abogadosrosario.com

ENCUESTA

Como considera ustedla atención de los Juzgados en los Tribunales Provinciales de Rosario

jurisprudencia doctrina

Registrados ante el Censo Nacional de Archivos, Registros, Bases o Bancos de Datos Privados disposición 1/2004 de la Dirección
Nacional de Protección de Datos Personales, Ministerio de Justicia de la Nación.

Productora Visual - Diseño y desarrollo Web - Ushuaia|TDF - Rosario|Santa Fe