Sancionado por atender a los profesionales con faltas de respeto y gestos de prepotencia

Sancionado por atender a los profesionales con faltas de respeto y gestos de prepotencia
Tamaño del texto

A raíz de una denuncia realizada por el Colegio de Abogados de Reconquista formulando observaciones respecto del desempeño de un empleado que atendía a los profesionales con faltas de respeto y gestos de prepotencia, y que, frente al público, se comunicaba telefónicamente con ciertos estudios jurídicos “para anoticiarlos respecto de algún expediente en trámite”.

La sanción la trato la Corte por acta 39 de fecha 19 de septiembre de 2017 en referencia a COLEGIO DE ABOGADOS DE LA CUARTA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL S/SU PRESENTACIÓN REF. DESEMPEÑO AGENTE WALTER SOPERES. EXPTE. C.S.J. N° 128/13. D. N° 695/17. VISTAS: Las actuaciones del epígrafe; y,

CONSIDERANDO: I.1. El -por entonces- señor Presidente del Colegio de Abogados de la Cuarta Circunscripción Judicial, Dr. ELÍAS ROBERTO SALUM, formuló una presentación ante la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Reconquista en la que -en lo que ahora interesa- formulaba observaciones respecto del desempeño del agente WALTER CARLOS SOPERES, quien, para esa fecha, se desempeñaba en la Mesa de Entradas del Juzgado Civil y Comercial N° 2 de Reconquista. De modo concreto, la entidad afirmaba que SOPERES atendía a los profesionales con faltas de respeto y gestos de prepotencia, y que, frente al público, se comunicaba telefónicamente con ciertos estudios jurídicos “para anoticiarlos respecto de algún expediente en trámite”; todo lo cual, además, provocaba demoras innecesarias en la atención (f. 1). 2. A f. 5 se agrega una nueva presentación de la entidad, en la que ofrecía la posibilidad de organizar reuniones con las autoridades del Juzgado, a los fines de superar los conflictos planteados. 3. Mediante Resolución N° 7/12, la Presidencia del Tribunal de Alzada mencionado, dispuso elevar las actuaciones a la Corte Suprema de Justicia, a los fines que pudieran corresponder. En dicho acto ponía en conocimiento que el agente SOPERES había sido trasladado al Juzgado de Instrucción de Reconquista, medida que fue entendida como conveniente y acorde con las circunstancias relatadas (v. f. 19). 4. Siguiendo el criterio auspiciado por la Procuración General, se dispuso la realización de una investigación administrativa, encomendándose las tareas respectivas al -por entonces- titular del Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial N° 2 de Reconquista, Dr. CARLOS MANUEL AGUSTINI, a quien se le remitieron las actuaciones (v. Resolución N° 1731/13; f. 23). 5. Luego de llevar a cabo las medidas que constan en autos, el Magistrado instructor elaboró las conclusiones que se agregan a fs. 74/76. 6. Mediante Dictamen N° 219/15, el señor Procurador General entendió que los hechos analizados en estas actuaciones configurarían irregularidades susceptibles de ser analizadas desde el punto de vista disciplinario, recomendando otorgar intervención al señor SOPERES, a los fines de que expresara lo que estime pertinente. (v. fs. 79/83). 7. El descargo del mencionado agente se agrega a fs. 91/98. 8. Corrida nueva vista, el señor Procurador General se expidió mediante Dictamen N° 695/17 (v. fs. 100/102), respecto del cual el agente SOPERES formuló el descargo que se agrega a fs. 104/112. II.1. Los planteos de SOPERES vinculados a la violación a su derecho de defensa deben ser desechados, toda vez que se extrae de estas actuaciones que, una vez determinados los hechos que en principio se mostraban como irregulares, ha contado con la suficiente oportunidad como para expresar las defensas y ofrecer las pruebas que estimara pertinentes -lo que, tal como se relató, ocurrió en el caso-. Similar suerte corren las defensas según las cuales el agente habría sido objeto de una doble persecución -de parte del Colegio de Abogados y de esta Administración de Justicia-, ya que la entidad -que, claramente, carece de potestad disciplinaria sobre el personal judicial- sólo ha adquirido el carácter de denunciante en estas actuaciones. Finalmente -y atento a los planteos expuestos a f. 111 vto.-, debe decirse que la investigación dispuesta en estos autos en fecha 1.10.2013 supuso la interrupción del plazo de prescripción que pudiera haber estado corriendo, en los términos del art. 243 de la ley 10.160. 2. En cuanto al fondo del asunto, es preciso señalar que -tal como lo ha entendido el señor Procurador General- las constancias de autos permiten tener por acreditados los hechos expuestos en la presentación del Colegio de Abogados de f. 1. En efecto, del testimonio rendido por la Dra. MARÍA BEATRIZ PASSEGGI surge que SOPERES, mientras se desempeñó en la Mesa de Entradas del Juzgado Civil y Comercial N° 2 de Reconquista, hacía esperar innecesariamente al público, no ofrecía contestaciones adecuadas a las consultas que se le formulaban y realizaba comentarios inapropiados -esto último, especialmente junto a profesionales jóvenes- (f. 49). Actos similares fueron relatados por el Dr. RUBÉN MARTÍNEZ, quien informó que SOPERES resolvió tomar una audiencia confesional antes de la hora, y que, a partir de las quejas planteadas por tal proceder, el mencionado empleado comenzó a tratarlo de modo descortés y discriminatorio, actitud que -dijo- extendió hacia otros integrantes de su estudio profesional (f. 63). Ambos profesionales coincidieron, además, en que SOPERES utilizaba su teléfono celular durante sus tareas de atención al público, aunque sólo la Dra. PASSEGGI pudo indicar que, en su opinión, se trataban de llamadas vinculadas a la tramitación de expedientes del Juzgado. Las defensas opuestas por el señor SOPERES no son suficientes para contrarrestar la convicción que se extrae de dichos elementos probatorios, los que lucen creíbles y coherentes con las apreciaciones formuladas por las autoridades del Colegio de Abogados. Es por ello que corresponde concluir que el agente SOPERES, con su conducta, infringió los deberes de desempeñar fielmente sus funciones, de acuerdo con la Constitución y las leyes; y de observar una conducta irreprochable (arts. 209 y 213, inc. 1, ley 10.160), siendo merecedor, por ende, del respectivo reproche disciplinario. A tales fines, corresponde tener en cuenta que el empleado carece de antecedentes disciplinarios (v. informe de f. 89). Por ello, luego de un intercambio de opiniones, y habiendo dictaminado el señor Procurador General,

SE RESUELVE: Aplicar al agente WALTER CARLOS SOPERES la sanción disciplinaria de apercibimiento (art. 223, inc. 2; ley 10.160).

Fuente: http://acuerdos.justiciasantafe.gov.ar/consultas/index.php?option=com_content&view=featured&Itemid=112&idacta=4aa5322e-fd03-7cd4-21c9-59cce00518d7&acuerdo_punto=b80e0ebf-eccf-4e06-6bc1-59cce3e8b00c

DÉJENOS SU COMENTARIO







Otras noticias

Poder Judicial

Sep. 30. 2017

La Corte sobre los honorarios de los abogados. JUS hasta que quede firme, no hasta el momento del pago.

La Corte sobre los honorarios de los abogados. JUS hasta que quede firme, no hasta el momento del pago.
logo Abogados Rosario

Suscríbase a nuestro newsletter y
reciba las últimas novedades de
abogadosrosario.com

jurisprudencia doctrina

Registrados ante el Censo Nacional de Archivos, Registros, Bases o Bancos de Datos Privados disposición 1/2004 de la Dirección
Nacional de Protección de Datos Personales, Ministerio de Justicia de la Nación.

Productora Visual - Diseño y desarrollo Web - Ushuaia|TDF - Rosario|Santa Fe