Megaestafa. Acusaciones y sus descargos de los presos más VIP de Rosario

Megaestafa. Acusaciones y sus descargos de los presos más VIP de Rosario
Tamaño del texto

La causa que conmocionó social y políticamente a la ciudad mantiene presas a nueve personas, y otras dos están en libertad bajo fianza, por cometer fraudes inmobiliarios a través de una asociación ilícita. Al menos una persona está prófuga. En las líneas que siguen se exponen el detalle de las acusaciones del fiscal de Delitos Económicos y Complejos, Sebastián Narvaja, las funciones y los descargos de los acusados.

Pesca de inmuebles

  • Roberto Aymo. 62 años. En prisión preventiva hasta el 12 de diciembre. Organizador de la primera fase, con vínculos narco. Acusado de "pescar" inmuebles, buscar prestanombres y contratar notarios para falsificar documentos. Declaró: "Niego todos los hechos. Soy inocente. No tengo vinculación con narcotráfico. No conozco ni por diarios a Los Monos. Siempre viví de los negocios y los hice como corresponde. Si me investigaron el teléfono durante dos años, todo eso va a salir a la luz".
  • Ramona Rodríguez. 42 años. Pareja de Aymo. En prisión domiciliaria. La Fiscalía le imputó "hacerse pasar por compradora" de inmuebles, en connivencia con el grupo. Declaró: "Soy inocente. No formo parte de ninguna banda, de ninguna asociación ilícita. Me abstengo de declarar".
  • Jonatan Zárate. 33 años. Chofer de Aymo. Preso hasta el 12 de noviembre. Acusado de prestar su nombre para simularse apoderado, declaró: "Niego el hecho. Soy un hombre de trabajo y no conozco a ninguna de estas personas".
  • Tránsito Portillo Retamar. Prófugo. Presunto comprador connivente. Es tío de Andrés "Gitano" Fernández, acusado por una participación necesaria en el crimen de Diego Demarre, dueño del boliche donde mataron en 2013 a Claudio "Pájaro" Cantero, ex líder de la banda de Los Monos.
  • Eduardo Martín Torres. 60 años. Preso hasta el 12 de diciembre. Se lo acusó de facilitar las maniobras ilícitas e insertar la documentación falsa en los carriles legales. Declaró: "No formo parte de ninguna asociación ilícita, sino que hago mi trabajo de manera profesional".

 
Dinámica del negocio

  • Maximiliano González de Gaetano. 48 años. Preso hasta el 12 de diciembre. Titular del Sindicato de Monteros. Está acusado como organizador, comprador connivente y de reunir las características de incremento de bienes sin actividades que lo justifiquen. También por vinculaciones con la banda de Los Monos. "Me llama la atención esto y niego todos los cargos por el tema del campo (de Villa Amelia). Uno compra una cosa, va por los medios legales correspondientes y después de dos años me imputan lavado con Los Monos. Una locura. Jamás tuve un problema con nadie. Vivo en mi casa hace 20 años y jamás estuve mencionado. Mancillar el nombre de toda mi familia; no sé de dónde sacan que uno vive ostentosamente. Uno busca un escribano que sea responsable; no una, dos veces, no sé dónde puedo estar involucrado en algo que no corresponda. Esa es la indignación que tengo. Niego contacto con la banda criminal, ni con un financista, ni nada. Niego rotundamente. Vivo con mi madre en Pueblo Esther hace 20 años, es discapacitada y nadie la puede atender; está a mi cargo. También tengo a cargo a mi hija de 13 años. Yo la mantengo, no tiene más ingresos que el mío", se despachó.
  • Leandro "Lelo" Pérez. 43 años. Preso hasta el 12 de diciembre. Se le imputó ser organizador y "nexo fundamental" entre los integrantes de las cédulas de la extracción social más baja de imputados y los sindicados fronting (que usan fachada de legalidad para el lavado de activos); y con venta de autos de alta gama, además de vinculación con la banda de Los Monos. En su declaración dijo: "Mi trabajo se remonta a más de 20 años. Tengo dos empresas y hago las cosas como corresponde. Sobre las sociedades que se nombran, tienen un año: una fábrica de ropa (Araca Corazón SRL), con ganancia de 60 mil pesos; y Palabra Santa (autos) que la más alta gama que tiene es una Toyota doble cabina. Las ganancias fueron de 100 mil pesos. Sobre el campo, dijo: "La compra que hicimos arranca de cero, cuando le compramos a De Gaetano. Cómo íbamos a saber que había un poder falso. No implica que sepamos el origen ilícito. Los escribanos averiguaron todas las cosas. Desconocemos que sea un poder falso. Quiero saber qué hay detrás de todo esto. Se nos vincula a una red gigante, cuando no sabíamos de un poder fraudulento. Me tiene mal saber qué pasará con las decisiones que hay que tomar? ¿Hay decisiones que tienen que cambiar cuando la propia gobernación se tira contra nosotros? El propio gobernador... Es entendible que estemos presos porque semejante movilización que se hizo con 200 efectivos de tantos grupos buscando qué, ¿cadáveres? ¿armas? Con el desastre que se hizo arrancando la puerta de mi casa, que abrió mi hijo (llantos) ¿buscando qué? Semejante ensañamiento con nosotros. Un poder, un papel, una escritura, por eso estamos presos. Hablan de Los Monos y yo ya sería el chimpancé mayor. Salí con una persona de extremada posición mediática y fue la peor decisión que tomé porque me destruyó a mí y a mi familia. Nunca tuve relación con ningún narcocriminal. A La Reina Automotores la destrozaron, fue más investigada que yo. Los Monos están detenidos y les secuestraron más de 80 vehículos, y con la más grande agencia de autos, ninguno era de La Reina Automotores (sic). No hay nada, y no soy narcocriminal, porque todo esto arrancó con un poder trucho. Por eso estamos presos, es una locura que nos tengan detenidos. Y el campo maldito no sirve para nada, lo compramos para poner un loteo, queríamos darle valor a la venta de terrenos. Mandamos caballos adentro del terreno, teníamos la ocupación, la posesión; y no se puede hacer nada en ese campo. Queríamos salir porque no servía para nada. Usted tendrá que evaluar y es la que maneja todo esto gracias a Dios, porque los fiscales se llevan por otra cosa, yo creo que tiene que ver con la Xipo(litakis), con esta vedette que yo salí. Denunciaron que yo era Al Capone, como si mandara a asesinar, no a comprar un campito. Es una locura esto: hay que ponérselo a los chicos de la facultad (por la audiencia). De corazón, usted hará lo que corresponde, no se deje influenciar por el gobernador ni por nada, ni por gente que quiere ser fiscal regional. Nos dejan presos a nosotros por cargos que quieren ganar ustedes".
  • Juan Bautista Aliau. Escribano. 45 años. Le achacaron falsificar documentos y poner en circulación bienes ilícitos. "Estudié derecho y escribanía. En 2012 atravesé una situación personal anímica especial, por depresión, vivo con mis padres tras el divorcio. Sobre lo profesional, desde 2015 no ejerzo. Necesito decir que mi intervención es natural y normal en dos escrituras con el mismo terreno. En marzo de 2015, De Gaetano me contó que estaba comprando un campo, que estaba por hacer la escritura. Comprobé que esté en condiciones y pregunté si el poder se hizo bien (previo a la compra de De Gaetano), me respondieron que sí, así que tomé las intervenciones necesarias. Se pagó, se firmó y se inscribió. Cuando salió el título, De Gaetano me dijo que iba a vender la propiedad y accedí a hacerlo (al nuevo trámite). Se piden nuevos informes, salieron sin observación, otorgué la escritura, la inscribí en la Propiedad y se las di a Marcelo Jaef y Pablo Abdala. Esa fue toda mi intervención. Ahora me dicen que pertenezco a una asociación ilícita con gente que apenas me conozco y con otra que nunca vi en mi vida. Espero que esto se resuelva", declaró.

 
Fronting

  • Jorge Oneto. 69 años. Agente bursátil. Detenido hasta el 12 de noviembre. Al frente de la construcción del edificio Acqualina. El fiscal lo acusó de tener capacidad de actividad de fronting, aún mayor que la de Marcelo Jaef y Pablo Abdala, por ser controlador de actividades de Bolsa; también por tener relación con la célula que tiene contacto con actividades narcocriminales. "Desarrollo toda mi actividad en Rosario desde hace mucho tiempo, y hoy me encuentro preso. Por eso, me gustaría hacer consideraciones: con el campo de Villa Amelia no tomé contacto hasta que me contactaron con las personas que me lo acercaron, a partir de que Pérez, que había comprado un departamento en la torre Acqualina, me comentó que estaría la posibilidad de cancelar el saldo del departamento con un campo de 124 hectáreas. No conozco del tema y me contacté con un corredor matriculado especialista en campos y le pedí que me averigüe en qué condiciones estaba. Después de ir a verlo, me manifestó que era muy malo. El 30 por ciento es inundable. Estaba la posibilidad de establecer parque industrial. Entonces le dije andá a ver qué podemos hacer. Y me dijo `si no tenés urgencia por venderlo, son tierras que van a valer. Se lo compré a Abdala y a Jaef que los conocía sólo socialmente, nunca un negocio ni nada en común. Cuando tuve la oportunidad de contactarme, me manifestaron la posibilidad y lo conecté a Kurtzemann para que tome los recaudos necesarios. El me comentó de la posibilidad de escriturarlo. No había inconvenientes y era un negocio como tantos otros de los que yo hago. Cuando tomé conocimiento del campo, había gente interesada en un parque industrial. Borghi (el comprador de buenafe) me manifestó que la intención era hacer parque industrial. Después lo analizamos y la posibilidad de venta era cierta y encaramos el tema. Hicimos un boleto y le pedimos a Kurtzemann que iniciara los trámites de escritura, porque la mayor parte del campo se pagaría contra escritura. Me comentó Kurtzemann que había sobre ese campo una anotación litigiosa. Me contacté con (su abogado, Héctor) Superti y le manifesté el inconveniente. Pasados varios meses yo necesitaba darle respuesta al que me quería comprar el campo y Superti me comentó que en Fiscalía le manifestaron que había una denuncia. El miércoles recibí el allanamiento en mi propiedad. Mi hijo de 10 años abrió la puerta cuando tocaron el timbre y apareció un encapuchado con un fusil. Hasta mi detención no tenía conocimiento de Jaef y Abdala, solo eran contacto para comprar, y socialmente. Con respecto a Pérez, tenemos una mesa hace 19 años en la que nos reunimos los martes en el bar Pampa. Somos entre 10 y 11. Hace 6 o 7 años se sumó Pérez. Kurtzemann trabaja conmigo. (Por el campo) Se canceló el saldo del departamento que Pérez tenía en Acqualina. Entregué otro de ahí, una oficina en el edificio Embajador y en otro edificio. Además del dinero que hubo que aportar para gastos", fue su descargo ante la jueza.
  • Marcelo Basilio Jaef. 55 años. Dueño de la clínica de implantes dentales de San Juan y Oroño. Fue acusado de actuar como fronting y como comprador connivente. También le achacaron una "relación comercial fluida" con quienes tienen vínculos narco (De Gaetano y Pérez). "En cuanto a la tentativa de compra de un inmueble de calle Presidente Roca, como hice toda mi vida cuando adquiero una propiedad, fui a mi escribano de confianza de hace años porque desconozco totalmente la papelería. Me informó que los títulos estaban bien pero había algo que no lo convencía, y la operación se hacía con un poder. Vio algo raro. Me aconsejó no seguir con esa operación y le hice caso. Me dijo que había descubierto alguna firma que no era la que correspondía. Hicimos la denuncia respectiva y me retiré, como ciudadano no tengo más obligación que hacer lo que hice. Esa operación quedó trunca. Respecto de la acusación, resumiré: dentro de la famosa banda que nos dicen que somos, sólo conozco a Abdala, excelente amigo y profesional. Estudiamos juntos, jugamos al fútbol, somos amigos. No conozco a una parte de la supuesta banda y aclaro que toda esta banda es un solo bien, en mi caso particular (el campo de Villa Amelia). En la cárcel conocí a Aymo, no lo había visto en mi vida. Torres no tengo idea de quién es, nunca hablé con él, ni con Aymo, ni con las causas de las que se los acusa, porque ellos tienen causas, hay un Colegio de Escribanos que tiene que intervenir. Somos víctimas de estas situaciones. Yo compré el campo, nunca en mi vida vi al escribano más que en la escritura (por Aliau), pregunté los antecedentes y todo normal. Compré el campo sin boleto, sino con escritura a nombre de una persona determinada. Desconozco todo lo que hay para atrás. Me lo vendió una persona que firmó adelante mío y de un escribano que dio fe. Eso va a un organismo del Estado que lo certifica; no nosotros que dicen que inducimos. Yo llevé un título y si el escribano me dijo que está bien, yo qué tengo que saber qué hay para atrás. Me dieron una escritura y el escribano me certificó que no hay inconveniente. Sabíamos que el campo no servía para nada: estuvo mucho tiempo abandonado, nadie hizo nada. Yo tomé posesión, no había nadie adentro, ni un cartel ni nada. Se me acusa pero yo me desligué de forma inmediata. Yo no soy comprador y vendedor de propiedades, eso suele quedar en mi patrimonio, propiedades de 15 o 20 años. Dentro de mis posibilidades queda en mi patrimonio. No entra ni sale de forma ilícita. Lo tuve un año en mi patrimonio. Me di cuenta que no servía para nada. Durante ese año, nadie me reclamó nada. Lo declaré y pagué impuesto a las Ganancias como hace una persona de bien. Lo vendimos. Al comprador lo conozco socialmente (por Oneto). Leandro Pérez hizo la negociación y el escribano Kurtzemann, cuyo padre estaba en la misma escribanía que mi escribano Bufetti. Soy honorable y trabajo con personas así. Vendí el campo y compré una propiedad, y me meten en una red de lavado de dinero, de narcotráfico, con una célula de los Cantero. En el '83 se fundó la clínica (de implantes). Nadie puede discutir mi honorabilidad. Toda la vida me dediqué a trabajar. Mi institución es honorable, y fue allanada de una manera terrible, en lugar de citarme como una persona de honor que soy. Cuando me allanaron yo no estaba en mi casa y volví, pero parece que ahora ser fanático de los autos es un problema, son míos y no los saqué de una organización delictiva, nadie me va a decir cuándo los puedo comprar y vender. O cuántos tener. Los medios informan barbaridades, que se me junte a mí con una red como Los Monos nunca lo van a poder demostrar. Jaef tiene las mejores esquinas de la peatonal Córdoba, yo no necesito hacer ningún ilícito. Para que después los medios digan todas estas barbaridades, con gente que no conozco ni tengo nada que ver. Luché 33 años para mantener mi nombre. Hay que tener más cuidado. Apenas tenga la posibilidad recuperaré mi nombre. Me considero honorable, señor fiscal. No tengo nada que ocultar, puedo hablar horas. Compré un bien, vendí un bien, eso es todo lo que hice, pero no pertenezco a una red de narcotráfico. Yo tengo actividades lícitas, pero parece que no es bueno, porque si tengo un patrimonio soy un delincuente. Me dedico a trabajar para disfrutar. ¿Quién determina mi nivel de vida? A lo mejor para mí el nivel de vida que tengo es poco, pero no lo determina ninguna Fiscalía ni nadie por el estilo. Mi actividad es lícita por sobre todas las cosas. No tengo escuchas, relación o conocimiento. A Oneto lo conozco socialmente, nunca hice negocios con él; a Pérez lo conozco porque soy gran comprador de autos y me aburro de los autos y los vendo. Necesito que alguien me los venda. A Aliau lo vi en la escribanía y a Kurtzemann también. Esa es toda mi relación con la famosa banda, o sea cero. Totalmente cero. Estoy anonadado. Siento gran impotencia. Voy a solucionar mi nombre porque no hice nada para estar acá, y menos en la cárcel. Voy a pelear por daños y perjuicios. Se ocuparon del chiquitaje. ¿Por qué no se ocuparon de buscar mi patrimonio? Tienen todos los papeles de mis autos, propiedades, tarjetas, no tengo nada que ocultar. Espero que esto termine lo antes posible. Que cada uno se haga cargo de lo que hizo. Yo no hice nada.
  • Pablo Abdala. 56 años. En libertad bajo fianza. Gerente de diario La Capital. El fiscal lo acusó de integrar la célula de las personas con capacidad de actuar como fronting, para hacer circular activos, y por tener "trato frecuente" con quienes tienen relación con el narcotráfico. En su declaración, aseguró: "Es un momento irreal en mi vida. Hace cinco días que no duermo. No puedo creer que una sola persona crea las imputaciones que me hacen. Me carcome por dentro, se me está destruyendo la vida. Soy una persona honesta no tengo nada que ver con una asociación ilícita. Cuando murió mi padre me hice cargo del negocio familiar. Trabajo mucho, los últimos 22 años lo hice en una compañía donde entré como administrativo. Soy uno de los más de 400 empleados, y me fue bien. Lo mejor que me pasó fue constituir una familia sólida y sana. Nos fuimos de viaje como todos los octubres, un viaje planificado, y a los tres días me surgen los allanamientos, me puse a disposición, llamé a mi casa y a la oficina para decir dónde estaban las llaves de los armarios y fueron a buscar la caja fuerte, les di la combinación, se llevaron todo y mi abogado me dijo que me vuelva. Saqué viaje directo a Ezeiza desde Miami. Hace unos años le presté un dinero a Jaef, una persona de bien, honesta. Pasó un tiempo y yo le pedí la devolución y surgió que me invita a participar del negocio de un campo. Yo tenía un porcentaje del 50 por ciento del campo por mi plata del préstamo. Me interesó porque trabajo en grupo América, de medios, soy gerente de Rosario, y tienen diario La Capital que hace cinco o seis años se ocupan de loteos; debemos tener seis o siete con gente especializada. Envié a Tomás Ferguson, gerente comercial, a Villa Amelia para que vea la factibilidad del campo. También mande a Daniel Bruera, que maneja el suplemento de Campo, alquiló un caballo y lo recorrió. Mande un drone también. Me dijeron que no estaba cercado, que tenía hectáreas inundables y no se podía hacer un loteo. Ahí dije que no sirve y que mejor venderlo. No participé de ninguna negociación ni de compra ni de venta. Es descabellado. No estoy en una asociación ilícita. Soy honesto e inocente".
  • Luis María Kurtzemann. 46 años. En libertad bajo fianza. Lo acusaron por "insertar datos falsos en documentos". "Hace 20 que trabajo. Mi papá era escribano. No tuve sumarios ni sanciones. Trato de hacer mi tarea lo mejor posible. En el caso del campo se presentó Oneto, que es cliente mío desde hace años y le hice varias operaciones. Pedí fotocopia de título, escritura, fui al Registro de Propiedad, vi que no había hipoteca ni nada y vi la anterior escritura de Juan Aliau, de hacía un año. Me comuniqué con Aliau, fotocopié sus escrituras, hice estudio de título. Una de las escrituras tenía un poder de Torres, por eso tomé precaución y me contacté con él, que me dio una copia y presentamos el certificado catastral, que salió bien: no tenía embargo, hipoteca ni inhibición en cuanto a Abdala y Jaef. Formalicé la escritura y a los pocos días fui al Registro y me dijeron que el título tenía problemas, y que se llevaron el tomo. ¿Cómo puede ser si estaba todo bien? Cuando quise acceder de nuevo al tomo para ver qué problema había me dicen que tiene una anotación litigiosa. ¿Cómo puede ser si cumplí todos los recaudos? Hablé con Aliau y le pregunté si sabía algo; y me dijo que hacía unos días le secuestraron el protocolo. El problema estaba con el poder de Torres y se lo volví a pedir, pero me dijo que le habían secuestrado el protocolo. Todo eso fue posterior a la firma de la escritura; era imposible que yo lo supiera. Le avisé a Oneto que para mí "el poder era trucho". No podía dejar de inscribir la escritura, fui y me salió que era provisoria, por la anotación litigiosa. Se inscribió en forma definitiva a nombre de Oneto. Yo cumplí todos los pasos y condiciones para otorgarla, lo demás no lo sabía. La denuncia fue el 13 de mayo de 2015, en Fiscalía. A los dos días presenté el certificado. Me hubiera encantado que se presentaran en mi escribanía y me preguntaran. No estaría acá sentado. Sobre las escuchas: son posteriores, porque yo informé a las partes de la anotación litigiosa. Me puse loco cuando me enteré, porque yo no trabajo así. Tengo angustia, preguntaba quiénes eran esas personas, actué como escribano y me veo envuelto con gente que no conozco como asociación ilícita. No quise estafar a nadie. Queda como que yo sabiendo que era litigioso seguí para adelante. Ni siquiera certifico un 08 de gente que no conozco".

 
Puentes con el narcotráfico
El fiscal Sebastián Narvaja interpreta que hubo "entrecruzamiento de células" de la organización porque actuaban Leandro Pérez, Roberto Aymo y González De Gaetano, quienes "receptaban fondos de actividades narcocriminales y los ponían en circulación mediante compra de bienes en efectivo o con intercambio de tráfico financiero con Pablo Abdala, Marcelo Jaef y Jorge Oneto". En esa red aparece Ariel 'Guille' Cantero, como un contacto asiduo de Pérez, Aymo y De Gaetano. De hecho, Aymo estuvo involucrado en la venta del auto desde el que fue asesinado Diego Demarre, hecho por el que "Guille" está preso.

Por: Por Lorena Panzerini

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/index.html

DÉJENOS SU COMENTARIO







Otras noticias

Locales

Sep. 16. 2020

Según la jefa de los fiscales, “hay días con 20 balaceras en el Gran Rosario”

Según la jefa de los fiscales, “hay días con 20 balaceras en el Gran Rosario”
logo Abogados Rosario

Suscríbase a nuestro newsletter y
reciba las últimas novedades de
abogadosrosario.com

jurisprudencia doctrina

Registrados ante el Censo Nacional de Archivos, Registros, Bases o Bancos de Datos Privados disposición 1/2004 de la Dirección
Nacional de Protección de Datos Personales, Ministerio de Justicia de la Nación.

Productora Visual - Diseño y desarrollo Web - Ushuaia|TDF - Rosario|Santa Fe