Un año de prisión condicional para la ex jueza María Luisa Pérez Vara por incumplir con sus deberes

Un año de prisión condicional para la ex jueza María Luisa Pérez Vara por incumplir con sus deberes
Tamaño del texto

No se hizo presente en el lugar del crimen del empresario Luis Medina a pesar de estar en turno.

La a exjueza de Instrucción María Luisa Pérez Vara fue condenada a un año de prisión condicional y a dos años de inhabilitación para ejercer cargos públicos por ausentarse de la escena del doble crimen de Luis Medina y su novia, en diciembre de 2013, a pesar de que estaba en turno. Su actuación quedó bajo sospecha porque al momento del episodio policías y funcionarios judiciales intentaron contactarla, no la ubicaron y a pesar de que ella alegó un problema de salud llamó desde un teléfono ubicado en la costa atlántica.
 
El fallo declara a la ex jueza, de 78 años y hoy jubilada, como autora penalmente responsable de incumplimiento de los deberes de funcionario público. La condena fue dictada por el juez de Sentencia Julio Kesuani y tanto la fiscal Ana Rabín como el defensor Jorge Juan Bedouret apelarán la medida.
La encargada de la acusación apelará porque había pedido la condena más alta prevista para esa figura penal: 2 años en suspenso. En cambio el defensor reclama la absolución de la ex magistrada al entender que no existió dolo ni delito por ausentarse de la escena del crimen. Los dos confrontarán sus argumentos en una audiencia oral y pública.
 
Una multa previa
 
Los fundamentos de la sentencia no se conocen aún, pero según fuentes del caso en la valoración del juez pesó una prueba telefónica. Es que aquel 29 de diciembre de 2013, el último día de turno de la magistrada antes de iniciar sus trámites jubilatorios, se comunicó con otros funcionarios judiciales desde un celular que las antenas ubicaron en Cariló. Cuando trataron de ubicarla al celular del juzgado en turno alegó que el aparato había quedado en la oficina. Pero en el lugar sólo se halló la caja.
 
Esta sanción penal a una ex magistrada (de la que existen contados precedentes en Santa Fe) fue precedida por la multa que en 2014 le impuso la Corte provincial en pleno por irregularidades en su desempeño. Fue en el marco de un sumario administrativo donde el procurador Jorge Barraguirre dictaminó que Pérez Vara había faltado a sus obligaciones. Ese dictamen tuvo como base un informe del entonces titular de la Cámara Penal, Otto Crippa García, y el descargo de la ex funcionaria. En base a esos elementos el máximo tribunal le impuso una multa de cinco jus, lo que implicó el pago de 2.950 pesos.
 
La ausencia de Pérez Vara salió a la luz pública el día del crimen del empresario Luis Medina y su novia Justina Pérez Castelli, acribillados a tiros a las 6 de la mañana del domingo 29 de diciembre en el acceso Sur y Ayolas. El empresario, que había gestionado la franquicia del boliche Esperanto y estaba sospechado de participar en el comercio de drogas, volvía con su novia en un Citroën DS3 al hotel del casino City Center. El doble crimen nunca fue aclarado.
 
Ante el faltazo de Pérez Vara la pesquisa pasó a su par Raquel Cosgaya y finalmente quedó a cargo de Alejandra Rodenas.
 
A la ausencia de la jueza se sumó el affaire por la manipulación de una notebook de Medina por parte de dos funcionarios del Ministerio de Gobierno sin autorización judicial, lo que motivó una denuncia penal contra los técnicos Javier Echaniz y Martín Degrati y la propia Pérez Vara. Pero en diciembre de 2015 el fiscal Adrián Mac Cormack archivó esa causa al no encontrar indicios de delito ni de violación en la cadena de custodia durante el traslado de la máquina para su inspección.
 
La coartada
 
Fue la fiscal Ana Rabín la que instó la investigación. En marzo de 2015 Pérez Vara fue procesada por el juez Héctor Núñez Cartelle y luego se inició el juicio escrito en el juzgado a cargo de Kesuani. En el proceso declararon policías y funcionarios que intentaron hablar con la magistrada y pericias técnicas.
 
El planteo defensivo fue que la ex jueza no acudió a la escena porque estaba descompuesta y que el aparato activado en Cariló pertenecía a su hija aunque ella lo utilizaba a veces. El primer informe sobre el caso indicaba que el lunes 30 los camaristas Carina Lurati y Ernesto Pangia intentaron ubicarla sin éxito: "No ha sido posible contactarse y siendo las 11.40 no ha concurrido al juzgado, como tampoco se ha podido establecer contacto telefónico con su hija. Y su marido se comunicó el domingo para dar a conocer que internarían a la doctora". Según ese informe, a la ex jueza le ofrecieron enviarle un médico para que tomara una licencia, pero se rehusó. De esa "falta de colaboración" se dedujo que "pudo haber frustrado actos importantes para la investigación".

Fuente: http://www.lacapital.com.ar/policiales/un-ano-prision-condicional-una-exjueza-incumplir-sus-deberes-n1393252.html

DÉJENOS SU COMENTARIO







Otras noticias

logo Abogados Rosario

Suscríbase a nuestro newsletter y
reciba las últimas novedades de
abogadosrosario.com

jurisprudencia doctrina

Registrados ante el Censo Nacional de Archivos, Registros, Bases o Bancos de Datos Privados disposición 1/2004 de la Dirección
Nacional de Protección de Datos Personales, Ministerio de Justicia de la Nación.

Productora Visual - Diseño y desarrollo Web - Ushuaia|TDF - Rosario|Santa Fe